La gran celebración en honor a la Santa Cruz de Los Milagros de Querétaro.

Nuestra historia espera pacientemente los momentos para escribir nuevos pasajes; llegaron entonces días que también esperaban tiempo y hacerse presentes al encuentro anhelado.

Por fin, las fiestas en honor de la Santa Cruz de los Milagros de Querétaro, con previas velaciones en los cuarteles de las mesas, la noche del 12 de septiembre; desfile monumental con miles de danzantes concheros chichimecas el día 13, y el 14, la magna muestra de fe danzando todo el día y parte de la noche en la explanada del templo de la Cruz, en Plaza Fundadores y calles aledañas al convento, justo en la cumbre del Sangremal donde nació Querétaro el 25 de julio del año 1531.




Ahí, en el espacio ritual, a los cuatro vientos esplenden las invocaciones, los giros dentro del círculo símbolo del universo, sonando las conchas de armadillo, el huehuetl y teponaxtles, huesos de fraile y sonajas en manifestación interminable del encuentro, por su simbolismo.

En el espacio de ritos, años muchos de tradición, de historia y esperanza; los pasos de la vida vinieron encargándose de señalar los caminos con su danza de conquista. ¡Él es Dios! Profunda expresión nacida de las entrañas de los danzantes. Las fotografías son elocuentes.